¿Observas que a tu hijo le cuesta concentrarse al hacer los deberes? ¿No se fija en los detalles de lo que hace? ¿Le cuesta permanecer sentado cuando come o estudia?

En centro estudios Aspe somos especialistas en la intervención con niños que presentan dificultades atencionales, nuestro pedagogo Juan Carlos Sánchez Carmona es especialista en el tratamiento de niños y adolescentes con dificultades atencionales, además de pedagogía y logopedia tiene un Master es Intervención psicopedagógica con niños y adolescentes con dificultades atencionales, así como cursos de especialización en impulsividad, y estrategias de aprendizaje a través de nuevas tecnologías.

Hoy queremos compartir su decálogo que deben tener en cuenta todos los padres de niños con déficit de atención:

 Aunque el diagnóstico es muy importante considero que lo primero y fundamental para ayudar a vuestros hijos es conocer cuáles son sus dificultades.

No quedarse con las dificultades de vuestro hijo, si no con todo lo bueno que tiene; su carácter, habilidades, actividades, etc.

Regla 80-20, los niños con dificultades atencionales necesitan correcciones, pero más aún los elogios y felicitaciones, por cada 2 correcciones que realicéis a vuestro hijo debéis darle 8 elogios y felicitaciones por las cosas buenas que haga, cualquier excusa es buena para reforzarlo.

Buscar el asesoramiento de especialistas que os ayuden a comprender los pasos para que vuestros hijos mejoren sus habilidades atencionales.

 El trabajo en equipo es imprescindible tanto entre los padres, como con los profesores, hay que respetar el estilo educativo de los otros, pero con acuerdos coherentes en límites infranqueables y refuerzos necesarios.

 Buscar apoyos tanto en el centro educativo como fuera de él, contar con el departamento de orientación, el profesor de pedagogía terapéutica, profesor particular, centro pedagógico.

 Practicar un deporte que incremente la serotonina en el cerebro, gasolina neurológica para el aprendizaje y la concentración.

 Tener paciencia, estas dificultades no se solucionan milagrosamente pero si el tratamiento es el adecuado mejorar considerablemente.

 No descartar la medicación, hay ocasiones en las que los niños la necesitan y es necesaria.

El décimo  punto  mi decálogo quizá sea el más importante. Nunca olvidar que son vuestros hijos, cuantos los queréis y que independientemente de sus dificultades son lo más importante y maravilloso de vuestras vidas.

 

Suscribete

Quieres recibir todas nuestras ofertas y noticias para estar al dia de nuestras promociones, suscribete a nuestro boletin.