Hasta hace relativamente pocos años se pensaba que las técnicas de mindfulness son procesos demasiado difíciles para los niños.

Sin embargo, estudios recientes han resaltado la eficacia de esta práctica en niños desde los 4 ó 5 años de edad ya que son capaces de desarrollar, a su manera, una vida interior profunda. Además el mindfulness presta mucha atención al cuerpo y los niños comprenden bien el lenguaje corporal. Por todo ello, contribuye al bienestar y desarrollo general del menor.

Diversas investigaciones científicas señalan algunos de los importantes beneficios potenciales de mindfulness en niños y adolescentes:

  • Mejora su aprendizaje, la memoria y el rendimiento académico.
  • Fortalece la concentración y evita las distracciones.
  • Disminuye el estrés y la ansiedad.
  • Aumenta la creatividad y la intuición.
  • Les ayuda en el autocontrol, en la regulación de sus emociones, a encontrar la tranquilidad y el equilibrio cuando se sienten enfadados, angustiados, molestos…y a sentirse más seguros.
  • Mejoran las habilidades prosociales como la empatía, la alegría por el bienestar de los demás, la amabilidad, la ecuanimidad o la paciencia.
  • Aumenta la introspección, ven más clara y objetivamente lo que sucede en su interior, en el exterior, en los demás y en su entorno.
  • Desarrollan las habilidades naturales de resolución de conflictos.

Suscribete

Quieres recibir todas nuestras ofertas y noticias para estar al dia de nuestras promociones, suscribete a nuestro boletin.